1 de Pedro 3:19: Los espíritus encarcelados



Hace un tiempo recibí una pregunta de un lector concerniente al pasaje de 1 de Pedro 3:19. Leamos juntos el pasaje desde los versos 18 al 20

 

1 de Pedro 3:18-20
“Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua.”

 

¿Qué son o a qué se refiere con “espíritus encarcelados”? Mucha gente al leer en este pasaje la palabra “espíritus” su mente la traduce como gente muerta que supuestamente vive ahora (como espíritus) en una prisión. Tal conocimiento, no obstante, no está fundamentado en la Palabra de Dios, veamos porqué: La Palabra de Dios no usa la palabra “espíritu” para denotar hombres muertos, no-resucitados. Para poder entender lo que son los espíritus encarcelados tenemos que leer la Palabra de Dios para ver cómo usa y/o aplica esta palabra (espíritus), así como considerar otras referencias de la Biblia en el tema descrito en los versos anteriores de 1 de Pedro. De hecho, la Palabra de Dios no habla solamente una, sino en cuatro diferentes ocasiones sobre lo que 1 de Pedro 3:19 dice; pero primero que nada, veamos lo que pudieran ser éstos “espíritus encarcelados”. Como dijimos, no podrían ser hombres muertos; a pesar del hecho de que en nuestra era la palabra espíritu se usa para denotar hombres muertos que supuestamente viven en algún lugar, sin resucitar; la Biblia no usa ésta palabra con tal significado. Sin embargo, usa esta palabra para denotar seres o criaturas angelicales. Como en Hebreos 1:13-14 dice:

 

Hebreos 1:13-14
“Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? ¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?”

 

Y en unos versículos anteriores:

 

Hebreos 1:7
“Ciertamente de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus, Y a sus ministros llama de fuego.”

 

Los seres angelicales fueron creados por Dios los cuales a su vez son criaturas espirituales. Son “espíritus” ¿Podría ser entonces que estos “espíritus encarcelados” son ángeles caídos encarcelados? Como veremos más adelante sí, eso es lo que son. Pero primero veamos el antecedente de esto. Como ya vimos, los ángeles son criaturas espirituales y aunque todos fueron creados por Dios, no todos permanecieron con él, algunos se le rebelaron y cayeron de la posición en la que estaban. El jefe de los ángeles caídos es el diablo o Satanás. Su rebelión y caída se describen en los siguientes dos pasajes: Ezequiel 28:11-19 e Isaías 14:3-23. No obstante, el pasaje anterior de 1 de Pedro 3:20 se remota al tiempo de “los días de Noé”; el diablo ya se había rebelado mucho antes de esos días, ya que lo vimos activo en el jardín del Edén. A pesar de eso, él y sus ángeles ahora no están están en prisión; más bien, se le describe como “príncipe de la potestad del aire” (Efesios 2:2) y a él así como a sus ángeles caídos como “principados ... potestades ... gobernadores de las tinieblas de este siglo ... huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” ( Efesios 6:12). Huestes espirituales de maldad son o es literalmente una gran cantidad de espíritus malignos – y esto es lo que son los ángeles caídos – que ahora están activos en las regiones celestes. Por lo cual, 1 de Pedro 3:19 no se refiere a la caída del diablo, sino a otra rebelión de ángeles ocurrida “en los días de Noé” y antes del diluvio. Estos espíritus caídos terminaron en prisión, vamos a leer más sobre esto en 2 de Pedro y en Judas; pero primero vamos a Génesis 6, exactamente antes del diluvio. Ahí vamos a encontrar los detalles sobre la caía de estos ángeles.

 

Génesis 6:1-8
“Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas. Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años. Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre. Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho. Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová.”

 

Algo ocurrió cuando el hombre comenzó a multiplicarse. “Los hijos de Dios” vieron a “las hijas de los hombres” y tomaron esposas de entre ellas. Nota que el versículo 1 pone en contraste los hombres y las hijas de los hombres con los hijos de Dios. ¿Quienes son éstos hijos de Dios? El poder llamarse hijos de Dios no era posible en la época del Antiguo Testamento; aunque a los creyentes del Nuevo Testamento se les dio la autoridad de ser hijos e hijas de Dios al creer en el Señor Jesucristo y en su resurrección de entre los muertos. El término “hijos de Dios” se usa 3 veces más en el Antiguo Testamento además de en Génesis 6. En todos los casos denota criaturas angelicales. Veamos estos acontecimientos, todos del libro de Job.

 

Job 1:6
“Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás.”

 

y una referencia muy similar en Job 2:1
“Aconteció que otro día vinieron los hijos de Dios para presentarse delante de Jehová, y Satanás vino también entre ellos presentándose delante de Jehová.”

 

Los hijos de Dios que se presentaron delante del Señor obviamente fueron ángeles.

 

También en Job 38:7 hablando acerca de la tierra:
“Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios?”

 

Lo que Job 38:7 describe, se refiere a la creación de la tierra cuando todavía no había seres humanos presentes, sino los hijos de Dios, los ángeles, estaban presentes y gritaban de alegría.

En pocas palabras, los seres de Génesis 6:1 no eran seres humanos; porque si no, no se hubieran puesto en contraste con las hijas de los hombres. No había, ni hay nada malo o extraño para los hombres en casarse y tener hijos. Pero no es esto lo que sucede en Génesis 6; lo que tenemos en este pasaje es que seres no humanos, seres angelicales, hijos de Dios -no hijos de hombres- vieron a las hijas de los hombres, las desearon y además ¡tuvieron hijos con ellas! Como la Biblia dice en Génesis 6:4, el resultado de esta unión fueron los gigantes, una raza de seres que Dios no había creado ni tenía la intención de crear, sino que fueron, en cambio, producto de ésta unión impía entre ángeles y humanos. Noé estaba presente en aquellos días. Esos eran “los días de Noé” y a esos días se refiere 1 de Pedro 3:19.

En el Nuevo Testamento tenemos más referencia acerca de esos eventos, vamos a verlos empezando a partir de 2 de Pedro 2:4-5, 9

 

2 de Pedro 2:4-5, 9
“Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio; y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos;”

 

La frase “arrojándolos al infierno” “cast them down to hell” es una palabra en el texto en Griego el verbo “ταρταρόω” (tartaroo) y significa “arrojar al Tartarus”. Como Bullinger dice: “Tartarus” es una palabra griega que no se usa en ningún lado ni en el Septuaginta (Septuaginta es una palabra del griego antiguo que se traduce como antiguo Testamento). Homero la describe como subterráneo. La “Tartarus” Homérica es la prisión de los titanes o gigantes que se rebelaron en contra de Zeus. (The Companion Bible, Appendix 131). Y como Vine también explica: “el verbo “tartaroo” traducido como “arrojar al infierno” en 2 de Pedro 2:4 significa consignado a Tartarus, lo cual no es ni Sheol (Seól) ni Hades (Hádes) ni Infierno, sino el lugar donde aquellos ángeles, cuyo pecado especial al cual se refiere este pasaje, están confinados o sea “estan reservados al juicio”; la región se describe como “fosas de oscuridad” (Vine´s dictionary, p. 553). De esta manera Tartarus se debe entender como una prisión, y en esta prisión, como Pedro dice, fueron arrojados los ángeles que pecaron, para ser reservados al juicio. Están en esta prisión de oscuridad reservados para el día del juicio. Observa que lo que sigue a esta referencia de 2 de Pedro es Noé y el diluvio. No es producto de la casualidad que ambos eventos están conectados y ocurrieron sin mucha diferencia de tiempo entre sí. Pero ahora veamos la referencia de Judas que también habla sobre el mismo tema:

 

Judas 6-7
“Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día; como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.”

 

Judas habla de la misma rebelión así como Pedro y Génesis. En algún momento en los tiempos de Noé, los ángeles “abandonaron su propia morada” y fueron tras “carne extraña” tras las hijas de los hombres. ¿Y qué resultó? que ahora “los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día”. Ésta es la prisión, la Tartarus, de lo que Pedro habla en sus cartas. A esos espíritus caídos, ángeles caídos, espíritus en prisión, Jesús fue y les predicó, dice nuestra traducción al Español. Una mejor traducción sería “Les proclamó”. Ahora, el texto no dice lo que Él proclamó, pero estoy de acuerdo con lo que Vine dice en su diccionario, cuando habla acerca de la palabra “kerusso” que se traduce en 1 de Pedro 3:19 como “predicó”:

 

“En 1 de Pedro 3:19 la referencia probable es, no buenas nuevas, sino el acto de Cristo después de su resurrección de proclamar Su victoria a los seres angelicales caídos” (Vine´s expository dictionary of New Testament words, p. 883).

 

Para concluir: cuando leemos en 1 de Pedro 3:19 que Jesús fue y predicó a los espíritus encarcelados, no deberíamos entenderlo como gente muerta viviendo encarcelada, sin resurrección y Jesús yendo a ellos a predicarles las buenas nuevas. Lo que la Palabra de Dios habla en 1 de Pedro 3:19 no es sobre gente muerta, sino sobre espíritus, seres angelicales que están en prisión, en la Tartarus, atados en eternas cadenas bajo oscuridad. ¿Porqué? Por lo que hicieron en los tiempos de Noé, dejando su propia morada yendo tras “carne extraña”, tras las hijas de los hombres.

 

Tassos Kioulachoglou

Español: Aleida López de Steinmetz
Versión Bíblica: Reina-Valera 1960

 

Referencias

The Companion Bible Kregel Publications, Michigan 49501, impresión 1994.

 




 

1 de Pedro 3:19: Los espíritus encarcelados (PDF) Edición en PDF