Verdades Bíblicas
Suscribirse

Todo está en las manos del Señor (PDF) Edición en PDF

Todo está en las manos del Señor

Para mucha gente, el hombre es el único que define su futuro y sus caminos. Para muchos, todo no es más el resultado de puro racionalismo, con una vida que parce más que nada una calculadora. Obtén el dato, has los cálculos pertinentes y saca el resultado. Obviamente, ésta panorama tan mecánica de la vida ignora al Creador y Capitán de la Vida, quien es el que siempre tiene la última palabra. Como Job dice:

Job 23:13
“Pero si él determina una cosa, ¿quién lo hará cambiar? Su alma deseó, e hizo.”

Y como leemos en Proverbios:

Proverbios 21:2
“Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; Pero Jehová pesa los corazones.

Proverbios 16:1
“Del hombre son las disposiciones del corazón; Mas de Jehová es la respuesta de la lengua.

Proverbios 16:2
“Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; Pero Jehová pesa los espíritus.

Proverbios 19:21
“Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; Mas el consejo de Jehová permanecerá.

Proverbios 16:9
“El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos.”

Los caminos abiertos frente a nosotros pueden ser muchos. Puede que tengamos muchas preguntas, ¿qué dice la Palabra? que el Señor, a pesar de nuestras preguntas sabe cómo dirigirnos. En los pasajes anteriores de Proverbios, cinco veces podemos leer que aunque el hombre tenga muchos planes y pensamientos que a sus ojos parecen estar correctos, al final, es la voluntad del Señor lo que permanecerá. Es el Señor, el Creador y Capitán de la Vida el que dirige nuestros pasos y pesa los espíritus y corazones. Como Jeremías dice:

Jeremías 10:23
Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos.

Has de pensar porqué ésta o aquella cosa sucedió de cierta manera y no de otra. Tal vez te condenes a ti mismo creyendo que no actuaste de la mejor manera en cuanto a cierta circunstancia. Sin embargo, no debemos culparnos, el Capitán de la vida, Aquel a quien has confiado tu vida, también tiene palabra y voluntad. Como dice en Proverbios 24:12:

Proverbios 24:12
“Porque si dijeres: Ciertamente no lo supimos, ¿Acaso no lo entenderá el que pesa los corazones? El que mira por tu alma, él lo conocerá, Y dará al hombre según sus obras.”

El Señor mantiene nuestra alma, pesa nuestros corazones y aunque no sepamos, Él sabe. El Señor conoce todo lo que nos aflige o nos ha herido. En vez de condenarnos a nosotros mismos por decisiones pasadas o vivir estresados por decisiones futuras abramos nuestro corazón a Él, confiémosle nuestros caminos y ciertamente Él sabrá cómo dirigirnos. Volviendo al caso de Pablo que vimos en el tema anterior (Hechos 16), desde el principio no tenía clara la revelación en cuanto a dónde debería ir a predicar la Palabra. Sin embargo, esto no significa que se quedó sentado esperando la revelación, en lugar de eso escogió ir a Misia, pero el Señor se lo impidió. Luego a Galacia pero el Señor se lo impidió de nuevo. Finalmente llegó a Troas y ahí el Señor le mostró mediante una visión que debería ir a predicar la Palabra Macedonia. Pablo no se quedó esperando en su casa un si o un no de Dios, ni tampoco se condenó porque las decisiones de ir a Misia y Galacia fueron impedidas. Tomó la decisión de ir a esos lugares, tocó la puerta y honestamente dejó que el Señor la abriera o cerrara. Muchas veces nos encontramos en encrucijadas donde necesitamos tomar una decisión o resivir revelación. Tomemos la decisión en oración y con un corazón puro, dejando que el Señor dirija nuestros pasos. Lo más importante no es nuestra habilidad de tomar decisiones o de recibir revelaciones sino el confiar completamente en el Señor para que así Él nos dirija en el camino. Aquí está lo que David dice:

Salmos 37:3-7
“Confía en Jehová, y haz el bien; Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará. Exhibirá tu justicia como la luz, Y tu derecho como el mediodía. Guarda silencio ante Jehová, y espera en él.

Vamos a entregar nuestros caminos al Señor y Él hará, vamos a descansar y a esperar pacientemente en Él. Y de nuevo leamos en Romanos 8:28:

Romanos 8:28
“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.”

Todas las cosas obran para bien para aquellos que aman a Dios. TODO. Ambas cosas, aquellas que consideramos buenas, así como aquellas que pueden ser dolorosas. Por lo tanto, no nos dejemos desanimar o perder la fortaleza, mas bien confiemos en el Señor y el sabrá como dirigirnos en nuestros caminos.

Proverbios 3:5-6
Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas.

Anastasios Kioulachoglou

Español: Aleida López de Steinmetz
Versión Bíblica: Reina-Valera 1960