Verdades Bíblicas
Suscribirse

“Te he manifestado mis caminos, y me has respondido” (PDF) Edición en PDF

“Te he manifestado mis caminos, y me has respondido”

Esa es la frase que encontramos en el Salmo 119:26. David dice que él manifestó sus caminos a Dios y Dios le respondió. Yo creo que la “Y”, después de la coma, nos enseña que la respuesta de Dios fue el resultado de la manifestación de los caminos de David. Muchos de nosotros los guardamos del Señor. Hemos escondido compartimentos que nunca abrimos, incluso a Dios. Mucha gente mantiene sus heridas escondidas porque se supone que todas sus heridas vienen debido a fallas personales y por lo cual no tienen ninguna. Otros nunca hablan u oran por temas específicos o afanes, porque creen que Dios no se encarga de tales “trivialidades de la vida” como nuestras preocupaciones. Tales cosas son para ser enfrentadas completamente por nosotros mismos, ellos piensan. Otros tienen sueños, temores y deseos que nunca le revelarán a Dios. De verdad suena como una relación donde una de las partes constantemente se niega a revelarle su corazón al otro. ¿Cómo le llamamos a tales relaciones? Superficiales, diría yo. Y esa es la relación que muchos tienen con el Dios de la Biblia que es NUESTRO PADRE y nos ama con un amor que fue más allá hasta dar a Su único Hijo por nosotros (Juan 3:20). Yo creo que la apertura del corazón es una medida que puede ser usada para medir una relación y también nuestra relación con Dios: nuestra apertura del corazón determina el grado de relación que tenemos con Él. ¿Cuánto te comunicas con Él? ¿Qué le dices? ¿Cuántos de tus caminos le manifiestas? David le manifestó sus caminos y con eso yo creo que le declaraba todo. Abrió el corazón ante su Creador y le contaba todo. Él quería andar en el camino del Señor y pidió Su ayuda.

Si son afanes lo que te guardas, Dios quiere que se los eches todos a Él. Esto es lo que dice Su palabra:

1 Pedro 5:7
“Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.”

Y de nuevo Filipenses 4:6-7
“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”

En todo, dice la Palabra, deja que Él sepa todas tus peticiones. ¿Hay pecados que mantienes ocultos porque crees que Dios nunca te los perdonaría? Esto es lo que dice Su palabra:

1 Juan 1:8-10
“Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros

Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos. Pero requiere una acción de nuestra parte. Hablar con Él. Confesarle nuestros pecados. Decirle nuestros errores. Él es fiel y justo para perdonarnos. ¿Son sueños lo que le escondes porque probablemente crees que no son relevantes para Él? Es posible que haya sueños que no sean relevantes para el mundo seco frío y caótico en el cual vivimos. Pero para el Señor, lo son. Él tiene pensamientos para con nosotros que no pueden ser enumerados.

Lo dice en el Salmo 40:5:

Salmos 40:5
“Has aumentado, oh Jehová Dios mío, tus maravillas; Y tus pensamientos para con nosotros, No es posible contarlos ante ti. Si yo anunciare y hablare de ellos, No pueden ser enumerados.”

Y de nuevo Efesios 3:20-21
Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a Él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.

Romanos 8:31-32
¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

Salmos 84:11
“Porque sol y escudo es Jehová Dios; Gracia y gloria dará Jehová. No quitará el bien a los que andan en integridad.

Los pensamientos de Dios para ti no pueden ser enumerados. No hay nada bueno que Él retendría para aquellos que caminan rectamente. Él puede hacer por ti más de lo que piensas, sueñas o pides. Pero tienes que hablar. Tienes que pedir una relación que requiere de comunicación. Donde no hay comunicación no hay relación. “no tienen porque no piden”, dice Santiago (Santiago 4:2). “¿Pero a caso Dios no lo sabe todo?” algunos pueden decir… no se trata de saber o no. Por supuesto que lo sabe todo. Por supuesto que Dios conoce todas tus preocupaciones, pecados, sueños, heridas… Él lo sabe todo. Sin embargo, Él desea algo al pedir la completa apertura de nuestro corazón. Y lo que Él desea es comunicación, compañerismo, RELACIÓN. Y una relación sin comunicación no puede existir. Por lo tanto, no se trata de que si Dios lo sabe o no… Él lo sabe TODO. Sino se trata de comunicación. David manifestó todos sus caminos al Señor y el Señor le respondió. ¿Quieres que Él Señor te responda? Entonces toma un tiempo, tiempo de comunicación con Él, tiempo para declararle tus caminos, tus peticiones, sueños, fallas o pecados. Está garantizado que Él te escuchará y te responderá.

Anastasios Kioulachoglou

Español: Aleida López de Steinmetz
Versión Bíblica: Reina-Valera 1960