Verdades Bíblicas
Suscribirse

Descarga gratis la versión optimizada del estudio en PDF  para tu eBook reader (lector de libros electrónicos / Tablet PC / Desktop PC (computadora de escritorio) / Smartphone. Edición en PDF

La parábola del siervo infiel

Empezando en Mateo 24, el Señor resalta el punto de estado de alerta y que deberíamos de estar despiertos esperando a que el Señor venga. Luego, más adelante apoya Su punto con tres parábolas dadas una después de la otra y de ese modo demostrando la gran importancia que tiene. La primera es la parábola del siervo infiel. Vamos a leerla:

Mateo 24:42-51
“Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.”

¿A quién dijo Jesús esta parábola? Justo antes de empezar con esta parábola Él dijo a Sus discípulos: “Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.” (Mateo 24:44). ¿Quiénes son esos “vosotros”? Sus discípulos (ver también Mateo 24:4) Ellos son los instruidos a estar listos. Ellos eran su audiencia aquí, y no algunos incrédulos o fariseos. Y continúa describiendo lo que le va a pasar al que no se encuentre listo. Aquel que en algún momento se dijo a si mismo “mi señor tarda en venir”. No creo que este siervo haya dicho eso el primer día. Sino que se dijo a si mismo “mi señor tarda en venir” comenzando luego a comportarse de la manera descrita en el pasaje, lo que significa que debió haber transcurrido algún tiempo en el cual el siervo no se comportaba de ese modo. Pero luego se dijo a sí mismo “mi Señor tarda en venir” y “comenzó a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos”, comenzó, en otras palabras, a vivir como si ya no tuviera Señor. La respuesta es la siguiente:

“vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.”

¡Wow! Lo castigará duramente, porque no terminó bien aunque probablemente comenzó bien. Eso es exactamente lo que el Señor dice. Básicamente lo que nos dice es: pongan atención, estén alertas y asegúrense de que los encuentre fieles cuando vuelva. Si nos encuentra fieles seremos bendecidos y nuestra recompensa será grande. Pero aquellos los que se digan “mi señor tarda en venir”, comenzando a vivir como los hipócritas, de acuerdo al pasaje anterior también compartirán el final de los hipócritas. Y el Señor no termina ahí, extiende aún más Su punto con dos parábolas más y un pasaje que no es parábola, uno detrás de otro. Continuemos con la siguiente parábola: la parábola de las diez vírgenes.

 

Autor: Anastasios Kioulachoglou

 

Siguiente: La parábola de las diez vírgenes