La Palabra de Dios es



2 de Timoteo es un pasaje de importancia fundamental para la comprensión de la identidad y el uso de la Biblia. Ahí dice:

 

2 de Timoteo 3:16-17
Toda la Escritura ES inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarguir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

 

En este pasaje he dado énfasis a la palabra “es” que se usa ahí y la cual, como probablemente sabemos, se usa para identificar, caracterizar o describir algo. Por lo cual, de acuerdo al pasaje anterior, la Biblia o la Escritura ES inspirada por Dios o, como dice en el texto en griego, por el aliento de Dios1. Esto significa que el autor de la Biblia es Dios, quien la inspiró, la produjo y por lo tanto la Biblia es la Palabra de Dios. Aparte de eso, el pasaje anterior también dice que la Biblia ES útil, contando cuatro razones para ello. Más analíticamente, nos dice que la Biblia es útil para enseñar, para redarguir, para corregir y para instruir en justicia. Así que, y puesto que el título de este artículo es: “La Palabra de Dios es:”, ya tenemos varias cosas que la Palabra de Dios es. La primera de ellas se refiere a la identificación de la Palabra inspirada con la Biblia; mientras que la segunda, la utilidad de esta Palabra para enseñar, redarguir, corregir y para instruir en justicia “a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Sin embargo, eso no es lo único que la Palabra de Dios es. Más adelante vamos a considerar otras cosas adicionalmente que también nos ayudarán a apreciar mejor su valor y utilidad.

 

1. La Palabra de Dios: lo que Dios ha magnificado mayormente.

Creo que no habría mejor forma de empezar esta investigación que mediante el escuchar la opinión que Dios tiene sobre Su Palabra. Para ver esa opinión vamos al Salmo 138:2.

 

Salmo 138:2
“Porque has engrandecido [refiriéndose a Dios] tu nombre, y tu palabra sobre todas las cosas.”

 

Teniendo en mente que no hay nada más grande que Dios, lo cual Su nombre expresa, podemos entender fácilmente que lo que Dios nos quiere decir es que Él ha engrandecido Su Palabra por sobre todo lo demás. Si entonces queremos una evaluación correcta del valor de la Palabra de Dios, aquí está la evaluación que Dios mismo ha hecho: para Él no hay nada más valioso que Su Palabra.

 

2. La Palabra de Dios: el alimento para la vida

Habiendo visto la alta posición que Dios le da a Su Palabra, continuemos para ver otras cosas que la Palabra de Dios es, empezando de Mateo 4:4 donde Jesucristo dijo:

 

Mateo 4:4
“Escrito está: "No sólo de pan vive el hombre ....."

 

Mucha gente piensa que el pan y la comida física en general es lo único que se necesita para vivir. Es verdad que la comida física es necesaria para sobrevivir y satisfacer nuestro hambre físico, pero de acuerdo a Jesucristo, hay algo mas que se necesita para hacer de nuestras vidas algo mas que simple sobrevivencia. ¿Qué es? La respuesta viene en el mismo verso:

 

Mateo 4:4
“Escrito está: "No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios."

 

De acuerdo a este pasaje, para hacer de tu vida una vida en abundancia y no solo sobrevivir, lo que necesitas es “toda palabra que sale de la boca de Dios”, esto es, la Palabra de Dios. Como en 1 de Pedro 2:2 dice:

 

1 de Pedro 2:2
“desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación,”

 

Los recién nacidos no pueden vivir sin leche. Se levantan cuando duermen y lloran porque quieren leche. De igual modo, como los recién nacidos no pueden vivir sin leche así nuestras vidas sin la Palabra de Dios. No tenemos que decidir si necesitamos la leche de la Palabra de Dios o no, es un HECHO que la necesitamos. Así como es un hecho que físicamente para sobrevivir necesitamos comer algo, por lo cual es un HECHO, una verdad inalterada, que para verdaderamente vivir necesitamos la Palabra de Dios.

 

3. La Palabra de Dios: la verdad

Después de que vimos que la Palabra de Dios es tan necesaria para nuestras vidas como lo es la leche para los recién nacidos, vamos a continuar para ver qué otras cosas más es la Palabra. Lo que vamos a leer sucedió durante la investigación de Jesús ante Pilato (Juan 18:33-38). Durante esa investigación Pilato hizo una pregunta que probablemente ya había sido preguntada por mucha gente desde entonces. Pilato hizo esa pregunta respondiendo a Jesús diciendo que él vino al mundo para dar testimonio de la verdad (Juan 18:37), y se puede encontrar en Juan 18:38:

 

Juan 18:38
“Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?”

 

La pregunta de Pilato no es para nada poco común. Mucha gente, y de hecho muchos de nosotros, puede que la hayamos preguntado en algún momento de nuestra vida. Por lo tanto, es vital encontrar respuesta a dicha pregunta. La respuesta viene en Juan 17.

Ahí Jesucristo un poco antes de su arresto oró a Dios y dijo:

 

Juan 17:14, 17
“Yo les he dado [a los discípulos] tu palabra..... Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.”

 

La respuesta a la pregunta sobre la verdad es muy simple: LA PALABRA DE DIOS ES VERDAD. La Biblia, siendo la Palabra del único y verdadero Dios, es la verdad sobre la cual podemos fundamentar nuestras vidas sin el temor a ser decepcionados. Es esa Palabra se habla de Jesucristo, “el camino, la verdad y la vida” (Juan 14:6) y de las cosas maravillosas que logró para nosotros. Es esa Palabra la que dice que si confiesas al Señor Jesús y crees que Dios lo levantó de los muertos serás salvo (Romanos 10:9). No se trata solo de una frase positiva, no es otra palabra religiosa; es la VERDAD. Si la haces serás salvo y si no la haces seguramente continuarás sin la salvación. La verdad es verdad. NO la puedes cambiar, no la puedes alterar. Es INALTERADA. Solo puedes aceptarla o rechazarla.

En cambio, la mentira tiene mil facetas. Cientos de ideas, filosofías y religiones van por ahí alegando un lugar en nuestras mentes. El período de toda una vida sería suficiente para contar el nacimiento y muerte de docenas de ellas. El hombre necesita actualizar continuamente sus filosofías y teorías para estar “de acuerdo” al tiempo. Si hubieran sido verdad no necesitarían actualizarse. La verdad sigue siendo hoy verdad, mañana y después de mil o millones de años. Y la PALABRA DE DIOS, la verdad, es la única que tiene duración eterna. Como en 1 de Pedro 1:23 dice:

 

1 de Pedro 1:23
“siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.”

 

También 1 de Pedro 1:25
Mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada.”

 

La Palabra de Dios permanece para siempre. No necesita actualización. El Dios que respaldó esa Palabra hace más de dos mil años, es el mismo Dios hoy también. Como en Santiago 1:17 dice:

 

Santiago 1:17
“Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.”

 

Algunas veces para el hombre son suficientes unos minutos para cambiar de opinión. La “variación” es algo muy frecuente en el hombre, pero con DIOS no la hay, ni siquiera la más remota señal de ella. La Palabra de Dios siendo verdad y respaldada por un Dios que no cambia es ciertamente el fundamento más seguro para nuestras vidas y lo único de lo cual podemos aprender sin temor a que nos fallen.

 

4. La Palabra de Dios: una Palabra pura

Una de las características que la verdad tiene por definición es “pureza”. Entonces, la pregunta sería: ¿Es pura la Palabra de Dios?, si sí, ¿cuánto? Para ver la respuesta a esta pregunta vayamos al libro de Salmos, donde leemos:

 

Salmos 12:6
“Las palabras de Jehová son palabras limpias, Como plata refinada en horno de tierra, Purificada siete veces.”

 

Salmos 119:140
Sumamente pura es tu palabra, Y la ama tu siervo.”

 

La Palabra de Dios no tiene impurezas. No es una palabra a la que tengas que disculpar por sus “errores” ni una palabra que necesita ser refinada antes de usarse. De lo contrario, es una palabra PURA y de hecho tan pura “como plata refinada en horno de tierra, Purificada siete veces”, esto es, no puede ser más pura. Es por eso que la amamos (“Y [como resultado] tu siervo la ama”). Su pureza, perfección y exactitud verdaderamente refleja la pureza, perfección y precisión de su autor: DIOS.

 

5. La Palabra de Dios: la fuente de gozo

Ya hemos visto varias cosas que es la Palabra de Dios. Sin embargo, la lista no termina aquí. En el Salmo 119 vemos otro efecto que la Palabra tiene:

 

Salmos 119:162
Me regocijo en tu palabra como el que halla muchos despojos.”

 

También, Salmos 119:14
Me he gozado en el camino de tus testimonios más que de toda riqueza.”

 

Mucha gente trata de encontrar gozo mediante el poseer grandes cantidades de dinero. Sin embargo, como ya vimos, no se puede sobrevivir solo de pan y dinero no es ni puede comprar el ingrediente que te da una verdadera vida y gozo real. ¿Cuál es el ingrediente? La Palabra de Dios. La Palabra de Dios, aparte de todas las cosas que ya hemos visto hasta ahora, también trae gran regocijo. De hecho, trae tanto gozo como el de aquel que encuentra un gran tesoro. No necesitas ganarte la lotería para tener gozo, lo que necesitas es ir a la Palabra de Dios, estudiarla, creerla y guardarla en tu corazón. Cada vez que lo hagas, tu gozo será tan grande como el de aquel que encuentra un gran tesoro. ¿No es maravilloso el tener tal fuente constante de regocijo? No es un gozo que depende de las condiciones, la “suerte” u otras cosas, sino de Dios y Su maravillosa Palabra, la Biblia.

 

6. La Palabra de Dios: Una lámpara a nuestros pies

Otra cosa que la Palabra de Dios es, se encuentra en Salmos 119:105 y en 2 de Pedro 1:19 y dice:

 

Salmos 119:105
Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.”

 

También, 2 de Pedro 1:19
“Tenemos también la palabra profética2 más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;”

 

Para andar por el camino se necesita luz, ya sea física o artificial, el hecho es que sin ella no puedes caminar. El camino de la vida no es una excepción a esta regla. Para caminar por ese camino necesitas la luz para iluminarlo. ¿Dónde vas a encontrar esa luz? De acuerdo a los pasajes anteriores, la respuesta es en La Palabra de Dios. Al seguirla, caminarás por un camino lleno de luz. Como en el Salmo 84:11 y en 1 de Juan 1:5 dice:

 

Salmo 84:11
“Porque sol y escudo es Jehová Dios;”

 

1 de Juan 1:5
“Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.”

 

Dios es como un sol3. Por lo cual, siguiendo Su Palabra es como andar por un camino iluminado por tanta luz, como la luz misma de su autor, esto es, la luz de Dios.

 

7. Si la Palabra no es nuestro deleite....

Probablemente entenderías mejor la importancia de algo cuando estas al tanto de lo que pasaría si no lo tuvieras. En lo anterior, se expusieron algunas de las cosas que la Palabra de Dios es y que por lo tanto podemos fácilmente entender a través de ellas, lo que perderíamos si no la tuviéramos. En los Salmos, sin embargo, hay un pasaje que no habla de los beneficios de la Palabra de Dios, sino lo que pasaría si no fuera nuestro deleite. En el Salmo 119:77 David dijo mediante revelación:

 

Salmos 119:77
“tu ley es mi delicia.”

 

Para David, la Palabra de Dios (la “ley” en los tiempos y administración de David) era su deleite. Ahora para ver lo que pasaría si la Palabra no fuera su deleite, no tenemos que ir mas que quince versos mas adelante, el verso 92 dice:

 

Salmos 119:92
“Si tu ley no hubiese sido mi delicia, Ya en mi aflicción hubiera perecido.”

 

Puede ser que algunas veces vengan períodos difíciles, en los cuales puede que haya ligera y temporal aflicción (2 de Corintios 3:17 y 1 de Pedro 1:6). Sin embargo, eso no significa que en esos tiempos la Palabra de Dios deja de ser fuente constante de gozo, la lámpara a nuestros pies y el alimento para nuestras vidas. No hay situación ni circunstancia que pueda hacer que la Palabra brille menos de lo que es o que pierda su valor. Dios es el mismo Dios amoroso y poderoso tanto en las buenas como en las malas. Su Palabra, es la misma Palabra confiable. Sin embargo, NOSOTROS tenemos que tener cuidado de mantener la flama de la Palabra siempre encendida en nuestros corazones. Tristeza, presión y aflicción puede que algunas veces vengan, pero no podrán vencernos mientras que la Palabra de Dios sea nuestra delicia. Dios es un Dios fiel y siempre nos hará más que vencedores si confiamos en Él. (Romanos 8:37)

 

8. Si meditamos en la Palabra de Dios seremos...

Habiendo visto algunas de las cosas que la Palabra de Dios es, ya debería haber quedado claro los grandes beneficios que tendremos al estudiarla y poniéndola en lo profundo de nuestro corazón. Sin embargo, vamos a ver también algunos resultados mas que esta Palabra tendrá si meditamos en ella, esto es, si la hacemos el enfoque de nuestra mente y pensamientos.

 

8.1 Benditos y como árbol plantado junto a corrientes de agua

Para ver lo que la Palabra predice para aquel que la hace el enfoque de su mente vamos al Salmo 1:1-3 que dice:

 

Salmos 1:1-3
“Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.”

 

¿Hay alguno de nosotros que no quiera prosperar? No lo creo. Sin embargo, ¿Cómo lo podemos obtener? De acuerdo al pasaje anterior la manera es meditando en la Palabra de Dios. Si la dividimos correctamente y la hacemos el enfoque de nuestra mente, entonces, cualquier cosa que hagamos, complacerá a Dios puesto que provendrá de una mente en la que la Palabra de Dios tiene el primer lugar, así que, de acuerdo al pasaje anterior prosperaremos y seremos “bendecidos” (“felices”) y como árboles FRUCTÍFEROS plantados junto a las corrientes de las aguas.

 

8.2. Próspero y prudente

Los efectos de la meditación en la Palabra de Dios se hacen más que claros al echarle un vistazo al libro de Josué. Josué fue el sucesor de Moisés en el liderazgo del pueblo de Israel, mientras estaban en camino a la tierra prometida. Teniendo en mente que él era quien guiaría a los israelitas a la tierra prometida, y también sabiendo, al leer los registros correspondientes4 que no era la gente más fácil de guiar, podemos entender fácilmente cuánto Josué necesitaba prosperidad y prudencia para llevar a cabo esa difícil responsabilidad. Por lo tanto, es interesante ver lo que Dios le aconsejó hacer, para que tuviera esa prudencia y prosperidad. Vamos a Josué 1:5-8, ahí, Dios habló a Josué y dijo:

 

Josué 1:5-8
“Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” [Hebreo: “sakal” que significa ser cauteloso, prudente, tener entendimiento, sabiduría, prosperar. Ver numero 7919 en la concordancia “Strong”. La LXX dice: “y entonces se sabio5”].

 

Observa cuán maravillosamente Dios motivó a Josué. Dios no es alguien que se queda a lo lejos sin entender la fortaleza y el consuelo que necesitamos; sino que es un Dios amoroso y cuidadoso. Observa también lo que le dijo a Josué, le dijo para que siempre (“a donde quiera que vayas”) prosperes, tenia que ser muy valiente y hacer toda lo que la ley de Moisés ordenaba ( La Palabra de Dios en aquella época). De hecho, ÉL le dijo que tuviera cuidado y que no se apartara de lo que la ley decía y además, también le dijo que si meditaba en ella de día y de noche, esto es, si la Palabra de Dios era continuamente el enfoque en su mente, prosperaría y actuaría prudentemente. Esos “ENTONCES” que se usan en el pasaje demuestran que su prosperidad y prudencia eran condicionales sobre la posición de la Palabra de Dios en su mente. Ciertamente, solo si la Palabra de Dios es el centro de nuestros pensamientos y actos es que seremos prosperados y prudentes. Así como el lector puede confirmar al leer la historia de Josué, Josué era, sin lugar a dudas, un hombre que siguió y sirvió a Dios a lo largo de su vida, y era absolutamente próspero y prudente en su tarea.

 

9. Conclusión

Habiendo terminado este estudio, tenemos que decir que no fue para nada cansado. Se le aconseja al lector buscar la Palabra de Dios y encontrar por sí mismo lo que ella es. Sin embargo, creo que ya hemos visto muchas cosas que nos ayudarán en nuestra apreciación de la Palabra de Dios. Resumiendo ahora lo anterior, vimos que la Palabra de Dios, la Biblia, es:

 

i) la verdad,

ii) lo mas engrandecido de Dios

iii) alimento para la vida

iv) leche para el crecimiento

v) la fuente de gozo

vi) lámpara a nuestros pies

vii) útil para enseñar, para redarguir, para corregir, para instruir en justicia

viii) muy pura

ix) algo que si hacemos nuestro deleite la aflicción no nos vencerá

x) algo que si meditamos, seremos:

 

a) bendecidos, b) como árbol plantado junto a corrientes de agua, c) prósperos en todas las cosas que hagamos y d) prudentes.

 

Aunque la lista aquí no termina, creo que es suficiente para demostrarnos la grandeza, la importancia y el valor de la Palabra de Dios. También es suficiente para poner en claro los efectos maravillosos que esta Palabra tendrá en nuestras vidas si la estudiamos, la ponemos en nuestro corazón y la mantenemos ahí viva.

 

Anastasios Kioulachoglou

Español: Aleida López de Steinmetz
Versión Bíblica: Reina-Valera 1960

 



Notas al pie

1. Para un análisis más detallado de 2 de Timoteo 3:16 ver: Preguntas frecuentes sobre la Biblia.

2. La “palabra profética” o “palabra de profecía”, es la Palabra de Dios. Para más al respecto ver: Preguntas frecuentes sobre la Biblia.

3. Sin embargo, aunque en el sol hay algunas manchas obscuras en su superficie, en Dios NO HAY OSCURIDAD ALGUNA.

4. Ver por ejemplo: Éxodo 15:22-26, 16:1-5, Números 11:1-6, 16, 25:1-5, Deuteronomio 1.

5. Ver: La versión del Antiguo Testamento de la Septuaginta traducida al inglés, Samuel Bagster and Sons, London, 1879.

 




 

La Palabra de Dios es (PDF) Edición en PDF