Verdades Bíblicas
Suscribirse

¿Conformado o transformado? (PDF) Edición en PDF

¿Conformado o transformado?

“No os conforméis a este mundo” ¿Cuántos de nosotros hemos escuchado estas palabras una y otra vez? Pero, ¿sabemos realmente lo que significan? Todos nosotros necesitamos poner atención a lo que leemos en la Palabra. Muchas veces nuestra lectura de la Biblia es superficial, no hace nada.

“No os conforméis a este mundo” – La palabra griega traducida como conformado significa “co-formado”. Lo que la Palabra nos está diciendo aquí es: no sean o se vuelvan a la forma, la misma forma, “co-formado”, con este mundo. Somos hermanos y hermanas diferentes. ¡Un cristiano es diferente! No pertenecemos a este mundo. Y aun así muchos de nosotros no nos podemos perder el escuchar las noticias, preocuparnos por las cosas que este mundo se preocupa (llámalo recesión, gripe aviar, gripe porcina, lo que sea), hacer lo que este mundo hace, hablar de lo que este mundo habla. Ahora, si pensamos, escuchamos, hablamos y hacemos lo que este mundo piensa, escucha, habla y hace entonces, ¿qué crees? Estamos “co-formados” con este mundo. Y mientras el mundo, sus preocupaciones y “alegrías” ocupen nuestra vida, ten la seguridad de que: no crecerás en Cristo.

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

En vez de ser conformados a este mundo deberíamos de ser transformados. Ahora, ser transformado significa cambiar de forma, convertirse en algo diferente, en otra forma. ¿Entonces cómo debería ser nuestra nueva forma? La respuesta es simple: CRISTO. Como Pablo dice en Gálatas 4:19

Gálatas 4:19
“Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros”

¡Mira la palabra FORMADO! Cristo, quien vive en nosotros, ¡es nuestra nueva forma! Y Colosenses 3:2 dice:

“Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.”

¿A caso lo necesitamos más claro? La transformación se lleva a cabo mediante la renovación de la mente y depende de ti con cuál de las 2 opciones vas a programar tu mente: las cosas de la tierra y las cosas de arriba. La primera opción te hará un pigmeo espiritual, un cristiano nacido de nuevo que solo es un bebé que nunca crece, espiritualmente retrasado por decisión propia, esto es, tu escoges él nunca crecer a pesar de todo el potencial en ti que se llama CRISTO. La segunda opción significa crecimiento espiritual, Cristo formado en ti, una relación cercana con el Dios vivo, a quien has probado y sabes lo bueno que es. Y como 1 de Pedro 2:2 nos dice:

“desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación”

El crecimiento viene a través de la Palabra de Dios. Necesitas la Palabra para crecer. No enseñanzas religiosas que suenan morales y santurronas sino ¡las enseñanzas de la Palabra! Y de nuevo como el Señor dice:

Juan 8:32
“y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”

¿Qué es verdad? Cristo de nuevo, hablándole a Dios, Su Padre dijo: “Santifícalos en tu verdad. Tu Palabra [de ahí la Palabra de Dios] es verdad”. La verdad, la Palabra de Dios, te hará libre. ¿Hablarás esta Palabra? Es CRITICO el cómo programas tu mente. Ya sea que seamos “co-formados” con este mundo o crezcamos, siendo transformados al escoger – y esta es una OPCION que tenemos que tomar - el renovar nuestra mente programándola en las cosas de arriba y no en las cosas de la tierra, alimentándola con la Palabra de Dios para que de ese modo crezcamos.

2 Corintios 10:4-5
“porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”

Anastasios Kioulachoglou

Español: Aleida López de Steinmetz
Versión Bíblica: Reina-Valera 1960